ENVÍO GRATIS ARRIBA DE $450

Nutrientes sintéticos Vs. Naturales: ¿Hay Diferencia?

por Emiliano Zárate Ulloa octubre 14, 2019

Nutrientes sintéticos Vs. Naturales: ¿Hay Diferencia?

Muchas personas no obtienen suficientes nutrientes solo con la dieta común. Actualmente, mucha gente consume y toma nutrientes sintéticos como multivitaminas. Sin embargo, ha habido mucho debate sobre si los nutrientes sintéticos proporcionan los mismos beneficios que los nutrientes naturales.

Algunas fuentes incluso sugieren que los nutrientes sintéticos pueden ser peligrosos. Este artículo analiza de manera objetiva la ciencia de los nutrientes sintéticos y naturales.


¿Qué son los nutrientes sintéticos y naturales?

Aquí está la diferencia entre los nutrientes naturales y sintéticos:

  • Nutrientes naturales: se obtienen de fuentes de alimentos integrales en la dieta.
  • Nutrientes sintéticos: también conocidos como nutrientes aislados, estos generalmente se hacen artificialmente, en un proceso industrial.

Los nutrientes sintéticos no incluyen ingredientes de origen natural u orgánico, que están hechos de alimentos integrales deshidratados concentrados.

La mayoría de los suplementos disponibles en el mercado hoy en día se hacen artificialmente. Estos incluyen vitaminas, antioxidantes, minerales y aminoácidos, entre otros.

Se pueden tomar en forma de píldora, cápsula, tableta, polvo o líquido, y están hechos para imitar la forma en que los nutrientes naturales actúan en nuestros cuerpos.

Para saber si un suplemento es sintético o natural, revisa la etiqueta. Los suplementos naturales generalmente enumeran las fuentes de alimentos o están etiquetados como 100% de origen vegetal o animal.

Los suplementos que enumeran los nutrientes individualmente, como la vitamina C, o usan nombres químicos como el ácido ascórbico, son casi seguramente sintéticos.


¿Son diferentes los nutrientes naturales y sintéticos?

La opinión aceptada es que los nutrientes sintéticos son casi químicamente idénticos a los que se encuentran en los alimentos.

Sin embargo, el proceso de producción de nutrientes sintéticos es muy diferente a la forma en que las plantas y los animales los crean. Entonces, a pesar de tener una estructura similar, su cuerpo puede reaccionar de manera diferente a los nutrientes sintéticos.

Además, no está claro qué tan bien se absorben y usan los nutrientes sintéticos en el cuerpo. Algunos pueden absorberse más fácilmente, otros no.

Esto se debe a que cuando comes alimentos reales, no estás consumiendo nutrientes individuales, sino más bien una amplia gama de vitaminas, minerales, cofactores y enzimas que permiten un uso óptimo por parte del cuerpo.

Sin estos compuestos adicionales, es poco probable que el cuerpo use los nutrientes sintéticos de la misma manera que sus contrapartes naturales. Por ejemplo, los estudios muestran que la vitamina E natural se absorbe dos veces más eficientemente que la vitamina E sintética.

No está claro qué tan bien se absorben y usan los nutrientes sintéticos en el cuerpo. tu cuerpo utiliza mejor los nutrientes cuando se ingieren en forma de alimentos integrales, con una amplia variedad de compuestos alimenticios.

Los alimentos integrales naturales pueden ayudar a controlar y prevenir enfermedades cardíacas, diabetes, cáncer y muerte prematura. Estos beneficios se han relacionado con la amplia gama de vitaminas, minerales, antioxidantes, fibra y ácidos grasos que se encuentran en los alimentos integrales.


Frutas y verduras

Frutas y verduras

Las frutas y verduras nos proporcionan fibra, vitaminas, minerales y compuestos vegetales, que se consideran responsables de muchos beneficios para la salud.

Los estudios de observación muestran que una mayor ingesta de frutas y verduras está relacionada con un menor riesgo de enfermedades cardíacas, cáncer, diabetes, artritis y algunos trastornos cerebrales.

El aumento de la ingesta de fruta también está relacionado con una presión arterial más baja, un estrés oxidativo reducido y un mejor control del azúcar en la sangre. Una revisión encontró que por cada porción diaria de frutas o verduras consumidas, el riesgo de enfermedad cardíaca disminuyó en un 4–7%.


Pescado

Pescado

Los científicos creen que los altos niveles de ácidos grasos omega-3 en los pescados azules son responsables de mejorar la salud del corazón. Muchos grandes estudios observacionales han demostrado que las personas que comen pescado regularmente tienen un menor riesgo de ataques cardíacos, accidentes cerebrovasculares y muerte por enfermedades cardíacas.

Un estudio de más de 40,000 hombres de 40 a 75 años encontró que aquellos que comían regularmente una o más porciones de pescado por semana tenían un riesgo 15% menor de enfermedad cardíaca.



Frijoles y leguminosas

Leguminosas

Los expertos creen que el alto consumo de fibra soluble contiene una amplia gama de vitaminas, minerales y antioxidantes en los frijoles y las leguminosas pueden ayudar a reducir el riesgo de enfermedades cardíacas, diabetes y ciertos tipos de cáncer.

Comer una porción de legumbres como frijoles, guisantes y garbanzos cada día se ha relacionado con niveles de colesterol LDL 5% más bajos y un riesgo 5-6% menor de enfermedad cardíaca.


Nueces y semillas

Nueces

Las nueces y semillas son ricas en antioxidantes, minerales y grasas saludables. Se han asociado con un riesgo reducido de muerte prematura, enfermedades cardíacas y diabetes.

Una revisión encontró que 4 porciones semanales de nueces se relacionaron con un riesgo 28% menor de enfermedad cardíaca y un riesgo 22% menor de diabetes.


Granos integrales

Granos integrales

Los granos integrales contienen muchos nutrientes valiosos, como fibra, vitaminas B y minerales como hierro, magnesio y selenio.

El consumo de granos integrales también se ha asociado con la protección contra el cáncer, enfermedades cardíacas, diabetes y obesidad.

Los estudios de suplementos sintéticos han proporcionado resultados mixtos. Aunque está claro que los nutrientes naturales están asociados con muchos beneficios para la salud, la evidencia de los suplementos sintéticos es mixta.


Multivitamínicos

Multivitaminicos

Algunos estudios observacionales han encontrado que el uso de multivitaminas se asocia con un menor riesgo de enfermedad cardíaca y cáncer.

Sin embargo, otros estudios no han encontrado ningún efecto. Algunos incluso relacionan el uso de multivitaminas con un mayor riesgo de cáncer. Un gran estudio analizó los efectos de un multivitamínico en dosis altas en la salud del corazón. Después de casi 5 años, el estudio encontró que las multivitaminas no tenían ningún efecto beneficioso.

Sin embargo, varios otros estudios han relacionado los suplementos multivitamínicos con la mejora de la memoria en adultos mayores. Sin embargo, el Physicians 'Health Study II descubrió que 12 años de uso diario de multivitaminas no afectan la función cerebral o la memoria de los hombres mayores de 65 años.


Vitaminas individuales o combinadas

Una revisión no encontró evidencia clara de que los suplementos únicos o combinados que beneficien la enfermedad cardíaca. Sin embargo, algunos estudios previos sugieren que las vitaminas B como el ácido fólico pueden mejorar la función cerebral.

Sin embargo, otros estudios sólidos informan que los suplementos dietéticos, incluidas las vitaminas B, no mejoran la función cerebral.

A pesar de saber que los niveles adecuados de vitamina D son críticos para la buena salud y la prevención de enfermedades, los suplementos de vitamina D también están bajo mucho escrutinio.

Los suplementos de vitamina D se han relacionado con numerosos beneficios relacionados con el cáncer, la salud ósea y la función cerebral, por nombrar algunos. Sin embargo, los expertos coinciden en que se necesita más evidencia.

Una cosa en la que los expertos generalmente están de acuerdo es que los suplementos de vitamina D, cuando se combinan con calcio, pueden mejorar la salud ósea en las personas mayores.


Antioxidantes

Fitonutrientes

Varias revisiones no han encontrado evidencia que respalde los suplementos antioxidantes, incluidos el beta caroteno, las vitaminas A, C, E y el selenio (solos o en combinación) para reducir el riesgo de muerte y cáncer.

De hecho, se ha demostrado que los suplementos de betacaroteno aumentan el riesgo de cáncer en los fumadores. No obstante, las vitaminas y minerales antioxidantes pueden ayudar a retrasar la progresión de este.

En conclusión los estudios sobre los efectos beneficiosos para la salud de muchos nutrientes sintéticos han sido inconsistentes, débiles o no han mostrado ningún efecto.


¿Debemos tomar nutrientes sintéticos?

No existe evidencia clara que sugiera que la mayoría de los nutrientes sintéticos son beneficiosos para las personas sanas y bien nutridas.

Sin embargo, hay ciertos grupos que pueden beneficiarse de la suplementación con nutrientes sintéticos. Estos incluyen:

  • Ancianos: este grupo tiende a tener un mayor riesgo de deficiencia de vitamina D y también puede necesitar más vitamina B12 y calcio para la salud ósea.
  • Veganos y vegetarianos: dado que ciertas vitaminas y minerales se encuentran principalmente en productos de origen animal, este grupo a menudo tiene un alto riesgo de deficiencia de vitamina B12, calcio, zinc, hierro y vitamina D.
  • Mujeres embarazadas y lactantes: estas mujeres pueden tener que complementar su dieta con vitaminas y / o minerales adicionales (como la vitamina D) y evitar otros (como la vitamina A)
  • Mujeres en edad fértil: a menudo se alienta a este grupo a tomar un suplemento de ácido fólico para reducir el riesgo de defectos del tubo neural si quedar embarazada Sin embargo, tomar más de lo que necesita puede tener algunos riesgos.
  • Las personas con deficiencias de nutrientes: Ciertos suplementos dietéticos pueden tratar las deficiencias nutricionales, tales como suplementos de hierro para el tratamiento de la anemia por deficiencia de hierro

Conclusión:

Para ciertos grupos de personas en riesgo de deficiencias nutricionales, ciertos suplementos sintéticos pueden ser beneficiosos. Los nutrientes sintéticos pueden ser francamente nocivos en general, tomar suplementos de acuerdo con las cantidades indicadas en el paquete es seguro para la mayoría de las personas.

Sin embargo, la FDA no revisa los suplementos dietéticos por seguridad y efectividad antes de que se comercialicen. Por lo tanto, puede producirse un fraude suplementario.

Esto significa que los suplementos pueden contener más o menos nutrientes que los indicados en la etiqueta. Otros pueden contener sustancias que no figuran en la etiqueta. Si ya consumes una amplia gama de nutrientes a través de una dieta, tomar suplementos adicionales puede exceder la ingesta diaria recomendada de muchos nutrientes.

Cuando se toman en exceso, las vitaminas solubles en agua como las vitaminas C y B se eliminan del cuerpo a través de la orina. Sin embargo, las vitaminas liposolubles (vitaminas A, D, E y K) pueden almacenarse en el cuerpo. Esto significa que existe el riesgo de que se acumulen a niveles altos, lo que lleva a la hipervitaminosis.

Las mujeres embarazadas deben tener especial cuidado con su ingesta de vitamina A, ya que las cantidades excesivas se han relacionado con defectos de nacimiento. Los resultados de muchos ensayos clínicos muestran que el betacaroteno, la vitamina E y posiblemente altas dosis de vitamina A pueden aumentar el riesgo de muerte prematura.

Otros estudios han relacionado el uso de multivitamínicos con un mayor riesgo de cáncer, y los suplementos de hierro pueden ser dañinos para las personas que no los necesitan. También hay alguna evidencia de que el ácido fólico sintético es más dañino que el ácido fólico natural en los alimentos. Puede acumularse en el cuerpo y aumentar el riesgo de cáncer.


¡A tomar en cuenta!

Tomar grandes cantidades de nutrientes sintéticos puede tener efectos nocivos para la salud. Las dosis diarias recomendadas son seguras para la mayoría de las personas, pero se recomienda precaución.

La investigación muestra consistentemente que los nutrientes sintéticos no son un reemplazo para una dieta sana y equilibrada. Obtener nutrientes naturales de los alimentos integrales es siempre una mejor opción.

Sin embargo, si realmente careces de un nutriente específico, entonces tomar un suplemento puede ser beneficioso. Recuerda que nuestro Peacock Organic Meal tiene un aporte nutrimental significativo y puede serte de gran ayuda, sobre todo si llevas un estilo de vida vegano o vegetariano, ¡consigue el tuyo!

También puedes explorar nuestro Blog Birdman para más consejos sobre ecología, salud, fitness e incluso deliciosas recetas veganas con diferentes grados de dificultad, ¡hay para todos los gustos!

Compra tus productos Birdman

 

Bibliografía:

  1. Yetley, E. A. (2007). Multivitamin and multimineral dietary supplements: definitions, characterization, bioavailability, and drug interactions. The American journal of clinical nutrition, 85(1), 269S-276S.
  2. Liu, R. H. (2003). Health benefits of fruit and vegetables are from additive and synergistic combinations of phytochemicals. The American journal of clinical nutrition, 78(3), 517S-520S.
  3. Burton, G. W., Traber, M. G., Acuff, R. V., Walters, D. N., Kayden, H., Hughes, L., & Ingold, K. U. (1998). Human plasma and tissue alpha-tocopherol concentrations in response to supplementation with deuterated natural and synthetic vitamin E. The American journal of clinical nutrition, 67(4), 669-684.
  4. Hajhashemi, V., Vaseghi, G., Pourfarzam, M., & Abdollahi, A. (2010). Are antioxidants helpful for disease prevention?. Research in pharmaceutical sciences, 5(1), 1.
  5. Solfrizzi, V., Panza, F., Frisardi, V., Seripa, D., Logroscino, G., Imbimbo, B. P., & Pilotto, A. (2011). Diet and Alzheimer’s disease risk factors or prevention: the current evidence. Expert review of neurotherapeutics, 11(5), 677-708.
  6. Buscemi, S., Nicolucci, A., Lucisano, G., Galvano, F., Grosso, G., Belmonte, S., ... & Rini, G. B. (2014). Habitual fish intake and clinically silent carotid atherosclerosis. Nutrition journal, 13(1), 2.
  7. Virtanen, J. K., Mozaffarian, D., Chiuve, S. E., & Rimm, E. B. (2008). Fish consumption and risk of major chronic disease in men. The American journal of clinical nutrition, 88(6), 1618-1625.
  8. Ha, V., Sievenpiper, J. L., De Souza, R. J., Jayalath, V. H., Mirrahimi, A., Agarwal, A., ... & Bernstein, A. M. (2014). Effect of dietary pulse intake on established therapeutic lipid targets for cardiovascular risk reduction: a systematic review and meta-analysis of randomized controlled trials. Cmaj, 186(8), E252-E262.
  9. Afshin, A., Micha, R., Khatibzadeh, S., & Mozaffarian, D. (2014). Consumption of nuts and legumes and risk of incident ischemic heart disease, stroke, and diabetes: a systematic review and meta-analysis. The American journal of clinical nutrition, 100(1), 278-288.
  10. Peters, U., Sinha, R., Chatterjee, N., Subar, A. F., Ziegler, R. G., Kulldorff, M., ... & Hayes, R. B. (2003). Dietary fibre and colorectal adenoma in a colorectal cancer early detection programme. The Lancet, 361(9368), 1491-1495.
  11. Blomhoff, R., Carlsen, M. H., Andersen, L. F., & Jacobs, D. R. (2006). Health benefits of nuts: potential role of antioxidants. British Journal of Nutrition, 96(S2), S52-S60.
  12. Afshin, A., Micha, R., Khatibzadeh, S., & Mozaffarian, D. (2014). Consumption of nuts and legumes and risk of incident ischemic heart disease, stroke, and diabetes: a systematic review and meta-analysis. The American journal of clinical nutrition, 100(1), 278-288.
  13. Bartłomiej, S., Justyna, R. K., & Ewa, N. (2012). Bioactive compounds in cereal grains–occurrence, structure, technological significance and nutritional benefits–a review. Food science and technology international, 18(6), 559-568.
  14. Watkins, M. L., Erickson, J. D., Thun, M. J., Mulinare, J., & Heath Jr, C. W. (2000). Multivitamin use and mortality in a large prospective study. American journal of epidemiology, 152(2), 149-162.
  15. White, E., Shannon, J. S., & Patterson, R. E. (1997). Relationship between vitamin and calcium supplement use and colon cancer. Cancer Epidemiology and Prevention Biomarkers, 6(10), 769-774.
  16. Gaziano, J. M., Sesso, H. D., Christen, W. G., Bubes, V., Smith, J. P., MacFadyen, J., ... & Buring, J. E. (2012). Multivitamins in the prevention of cancer in men: the Physicians' Health Study II randomized controlled trial. Jama, 308(18), 1871-1880.
  17. Sesso, H. D., Christen, W. G., Bubes, V., Smith, J. P., MacFadyen, J., Schvartz, M., ... & Gaziano, J. M. (2012). Multivitamins in the prevention of cardiovascular disease in men: the Physicians' Health Study II randomized controlled trial. Jama, 308(17), 1751-1760.
  18. Macpherson, H., Silberstein, R., & Pipingas, A. (2012). Neurocognitive effects of multivitamin supplementation on the steady state visually evoked potential (SSVEP) measure of brain activity in elderly women. Physiology & behavior, 107(3), 346-354.
  19. Jia, X., McNeill, G., & Avenell, A. (2008). Does taking vitamin, mineral and fatty acid supplements prevent cognitive decline? A systematic review of randomized controlled trials. Journal of human nutrition and dietetics, 21(4), 317-336.
  20. Balk, E. M., Raman, G., Tatsioni, A., Chung, M., Lau, J., & Rosenberg, I. H. (2007). Vitamin B6, B12, and folic acid supplementation and cognitive function: a systematic review of randomized trials. Archives of internal medicine, 167(1), 21-30.
  21. Theodoratou, E., Tzoulaki, I., Zgaga, L., & Ioannidis, J. P. (2014). Vitamin D and multiple health outcomes: umbrella review of systematic reviews and meta-analyses of observational studies and randomised trials. Bmj, 348, g2035.
  22. Silk, L. N., Greene, D. A., & Baker, M. K. (2015). The effect of calcium or calcium and vitamin D supplementation on bone mineral density in healthy males: a systematic review and meta-analysis. International journal of sport nutrition and exercise metabolism, 25(5), 510-524.
  23. Evans, J. R., & Lawrenson, J. G. (2017). Antioxidant vitamin and mineral supplements for slowing the progression of age‐related macular degeneration. Cochrane Database of Systematic Reviews, (7).
  24. Pawlak, R., Parrott, S. J., Raj, S., Cullum-Dugan, D., & Lucus, D. (2013). How prevalent is vitamin B12 deficiency among vegetarians?. Nutrition reviews, 71(2), 110-117.
  25. Allen, L. H. (2002). Iron supplements: scientific issues concerning efficacy and implications for research and programs. The Journal of nutrition, 132(4), 813S-819S.
  26. Sweeney, M. R., McPartlin, J., & Scott, J. (2007). Folic acid fortification and public health: report on threshold doses above which unmetabolised folic acid appear in serum. BMC public health, 7(1), 41.
  27. Sweeney, M. R., McPartlin, J., Weir, D. G., Daly, L., & Scott, J. M. (2006). Postprandial serum folic acid response to multiple doses of folic acid in fortified bread. British Journal of Nutrition, 95(1), 145-151.
  28. Ebbing, M., Bønaa, K. H., Nygård, O., Arnesen, E., Ueland, P. M., Nordrehaug, J. E., ... & Tverdal, A. (2009). Cancer incidence and mortality after treatment with folic acid and vitamin B12. Jama, 302(19), 2119-2126.



Emiliano Zárate Ulloa
Emiliano Zárate Ulloa

Autor

Nutriólogo Clínico y Homeópata . Experto en salud integral.


Dejar un comentario


Te recomendamos también:

Las Ventajas de Comer en Casa
Las Ventajas de Comer en Casa

por Emiliano Zárate Ulloa noviembre 12, 2019

Leer artículo

¿Qué Hacer Para Mejorar tus Glúteos?
¿Qué Hacer Para Mejorar tus Glúteos?

por Shaula Saldaña noviembre 12, 2019

Si buscas mejorar la forma en la que ejercitas tus glúteos, llegaste al lugar indicado. Paola (The Vegan Booty) te da algunos consejos al respecto. Lee todo lo que necesitas saber sobre entrenamiento, frecuencia, alimentación y descanso para que obtengas los glúteos que siempre has deseado.

Leer artículo

Pay de Calabaza Saludable
Pay de Calabaza Saludable

por Shaula Saldaña noviembre 11, 2019

Leer artículo