ENVÍO GRATIS COMPRANDO ARRIBA DE $450

La Importancia del Microbioma

por Emiliano Zárate Ulloa diciembre 02, 2019

El Microbioma: ¿Qué es y Por Qué es Tan Crucial para nuestra Salud?

Microbioma ¿Qué es?

Nuestro cuerpo está lleno de billones de bacterias, virus y hongos. Se conocen colectivamente como el microbioma. Si bien algunas bacterias están asociadas con enfermedades, otras son realmente extremadamente importantes para nuestro sistema inmunológico, corazón, peso y muchos otros aspectos de la salud.

Este artículo sirve como guía para el microbioma intestinal y explica por qué es tan importante para nuestra salud.


¿Qué es el microbioma intestinal?

Las bacterias, virus, hongos y otros seres vivos microscópicos se denominan microorganismos o microbios, para abreviar. Trillones de estos microbios existen principalmente dentro de los intestinos y en nuestra piel. La mayoría de los microbios en nuestros intestinos se encuentran en un "bolsillo" de tu intestino grueso llamado ciego, y se les conoce como microbioma intestinal.

Aunque muchos tipos diferentes de microbios viven dentro de nosotros, las bacterias son las más estudiadas. De hecho, hay más células bacterianas en nuestro cuerpo que células humanas. Hay aproximadamente 40 billones de células bacterianas en tu cuerpo y solo 30 billones de células humanas. Eso significa que eres más bacteria que humano.

Además, hay hasta 1,000 especies de bacterias en el microbioma intestinal humano, y cada una de ellas juega un papel diferente en tu cuerpo. La mayoría de ellas son extremadamente importantes para nuestra salud, mientras que otras pueden causar enfermedades.

En total, estos microbios pueden pesar hasta 2–5 libras (1–2 kg), que es aproximadamente el peso de nuestro cerebro. Juntos, funcionan como un órgano adicional en nuestro cuerpo y juegan un papel muy importante en la salud.


¿Cómo afecta a tu cuerpo?

Los humanos han evolucionado conviviendo con microbios durante millones de años. Durante este tiempo, los microbios han aprendido a desempeñar papeles muy importantes en el cuerpo humano. De hecho, sin el microbioma intestinal, sería muy difícil sobrevivir.

El microbioma intestinal comienza a afectar nuestro cuerpo desde que nacemos. Primero estamos expuestos a los microbios cuando pasamos por el canal de parto de nuestra madre. Sin embargo, nueva evidencia sugiere que los bebés pueden entrar en contacto con algunos microbios mientras están dentro del útero.

A medida que crecemos, el microbioma intestinal comienza a diversificarse, lo que significa que comienza a contener muchos tipos diferentes de especies microbianas. Una mayor diversidad de microbiomas se considera buena para tu salud.

Curiosamente, la comida que comemos afecta la diversidad de nuestras bacterias intestinales.


A medida que el microbioma crece, afecta nuestro cuerpo de varias maneras, que incluyen:

  • Digestión de la leche materna: algunas de las bacterias que primero comienzan a crecer dentro de los intestinos de los bebés se llaman Bifidobacterias. Ellos digieren los azúcares saludables en la leche materna que son importantes para el crecimiento.
  • Digestión de fibra: ciertas bacterias digieren fibra, produciendo ácidos grasos de cadena corta, que son importantes para la salud intestinal. La fibra puede ayudar a prevenir el aumento de peso, la diabetes, las enfermedades cardíacas y el riesgo de cáncer. 
  • Ayuda a controlar el sistema inmunitario: el microbioma intestinal también controla el funcionamiento del sistema inmunitario. Al comunicarse con las células inmunes, el microbioma intestinal puede controlar cómo tu cuerpo responde a la infección.
  • Ayudando a controlar la salud del cerebro: una nueva investigación sugiere que el microbioma intestinal también puede afectar el sistema nervioso central, que controla la función cerebral.

Por lo tanto, hay varias formas diferentes en que el microbioma intestinal puede afectar las funciones corporales clave e influir en tu salud. El microbioma intestinal afecta al cuerpo desde el nacimiento y durante toda la vida al controlar la digestión de los alimentos, el sistema inmunitario, el sistema nervioso central y otros procesos corporales.

 

El microbioma intestinal puede afectar tu peso

Hay miles de diferentes tipos de bacterias en tus intestinos, la mayoría de los cuales benefician tu salud.

Sin embargo, tener demasiados microbios poco saludables pueden provocar enfermedades.

Un desequilibrio de microbios saludables y no saludables a veces se llama disbiosis intestinal, y puede contribuir al aumento de peso.

Varios estudios bien conocidos han demostrado que el microbioma intestinal difiere completamente entre gemelos idénticos, uno de los cuales es obeso y el otro sano. Esto demostró que las diferencias en el microbioma no eran genéticas.

Curiosamente, en un estudio, cuando el microbioma del gemelo obeso se transfirió a ratones, ganaron más peso que los que habían recibido el microbioma del gemelo delgado, a pesar de que ambos grupos comieron la misma dieta.

Afortunadamente, los probióticos son buenos para un microbioma saludable y pueden ayudar con la pérdida de peso. Sin embargo, los estudios sugieren que los efectos de los probióticos en la pérdida de peso son probablemente bastante pequeños, con personas que pierden menos de 2.2 libras (1 kg).



¿Padeces colitis o inflamación general intestinal? Quizás esto te sea útil.

El microbioma también puede afectar la salud intestinal y puede desempeñar un papel en enfermedades intestinales como el síndrome del intestino irritable (SII) y la enfermedad inflamatoria intestinal (EII).

La hinchazón, los calambres y el dolor abdominal que experimentan las personas con SII pueden deberse a la disbiosis intestinal. Esto se debe a que los microbios producen una gran cantidad de gases y otros productos químicos, que contribuyen a los síntomas de molestias intestinales.

Sin embargo, ciertas bacterias saludables en el microbioma también pueden mejorar la salud intestinal. Ciertas bifidobacterias y lactobacilos, que se encuentran en los probióticos y el yogur, pueden ayudar a sellar las brechas entre las células intestinales y prevenir el síndrome del intestino permeable.

Estas especies también pueden evitar que las bacterias que causan enfermedades se adhieran a la pared intestinal. De hecho, tomar ciertos probióticos que contienen bifidobacterias y lactobacilos puede reducir los síntomas del SII.


El microbioma intestinal puede beneficiar la salud del corazón.

Curiosamente, el microbioma intestinal puede incluso afectar la salud del corazón. Un estudio reciente en 1.500 personas encontró que el microbioma intestinal desempeñaba un papel importante para promover el colesterol "bueno" HDL y los triglicéridos.

Ciertas especies poco saludables en el microbioma intestinal también pueden contribuir a la enfermedad cardíaca al producir N-óxido de trimetilamina (TMAO). TMAO es una sustancia química que contribuye al bloqueo de las arterias, lo que puede provocar ataques cardíacos o accidentes cerebrovasculares.

Ciertas bacterias dentro del microbioma convierten la colina y la L-carnitina, que son nutrientes que se encuentran en la carne roja y otras fuentes de alimentos de origen animal, en TMAO, lo que puede aumentar los factores de riesgo para enfermedades del corazón. Sin embargo, otras bacterias dentro del microbioma intestinal, particularmente lactobacilos, pueden ayudar a reducir el colesterol cuando se toman como probióticos.


Un microbioma saludable ayuda a reducir el riesgo de Diabetes

Puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre y reducir el riesgo de diabetes. El microbioma intestinal también puede ayudar a controlar el azúcar en la sangre, lo que podría afectar el riesgo de diabetes tipo 1 y 2. Un estudio reciente examinó a 33 bebés que tenían un riesgo genéticamente alto de desarrollar diabetes tipo 1. Descubrió que la diversidad del microbioma disminuyó repentinamente antes del inicio de la diabetes tipo 1. 

También se descubrió que los niveles de una serie de especies bacterianas poco saludables aumentaron justo antes del inicio de la diabetes tipo 1. Otro estudio encontró que incluso cuando las personas comían exactamente los mismos alimentos, tu azúcar en la sangre podía variar mucho. Esto puede deberse a los tipos de bacterias en tus intestinos.


¿Cómo puede mejorar tu microbioma intestinal?

Hay muchas maneras de mejorar nuestro microbioma intestinal, que incluyen:

  • Comer una amplia gama de alimentos: esto puede conducir a un microbioma diverso, que es un indicador de buena salud intestinal. En particular, las legumbres, los frijoles y las frutas contienen mucha fibra y pueden promover el crecimiento de saludables Bifidobacterias.
  • Comer alimentos fermentados: los alimentos fermentados como el yogur, el chucrut y el kéfir contienen bacterias saludables, principalmente lactobacilos, y pueden reducir la cantidad de especies que causan enfermedades en el intestino.
  • Limitar el consumo de edulcorantes artificiales: cierta evidencia ha demostrado que los edulcorantes artificiales como el aspartamo aumentan el azúcar en la sangre al estimular el crecimiento de bacterias no saludables como Enterobacteriaceae en el microbioma intestinal.
  • Come alimentos prebióticos: los prebióticos son un tipo de fibra que estimula el crecimiento de bacterias saludables. Los alimentos ricos en prebióticos incluyen alcachofas, plátanos, espárragos, avena y manzanas.
  • Amamantar durante al menos seis meses: la lactancia materna es muy importante para el desarrollo del microbioma intestinal. Los niños que son amamantados durante al menos seis meses tienen más Bifidobacterias que los que se alimentan con biberón y leche de fórmula.
  • Comer granos integrales: los granos integrales contienen mucha fibra y carbohidratos beneficiosos como el beta-glucano, que son digeridos por bacterias intestinales para beneficiar el peso, el riesgo de cáncer, la diabetes y otros trastornos.
  • Cambiar a una dieta basada en plantas: las dietas vegetarianas pueden ayudar a reducir los niveles de enfermedad -bacterias causantes como E. coli, así como inflamación y colesterol.
  • Comer alimentos ricos en polifenoles: los polifenoles son compuestos vegetales que se encuentran en el vino tinto, el té verde, el chocolate negro, el aceite de oliva y los granos integrales. El microbioma los descompone para estimular el crecimiento bacteriano saludable.
  • Tomar probióticos: los probióticos son bacterias vivas que pueden ayudar a restaurar el intestino a un estado saludable después de la disbiosis. Lo hacen "resiembrando" con microbios sanos.
  • Tomar antibióticos sólo cuando sea necesario: los antibióticos matan muchas bacterias malas y buenas en el microbioma intestinal, posiblemente contribuyendo al aumento de peso y la resistencia a los antibióticos. Por lo tanto, solo tome antibióticos cuando sea médicamente necesario.

Conclusiones:

  • Comer una amplia variedad de alimentos ricos en fibra y fermentados es compatible con un microbioma saludable. Tomar probióticos y limitar los antibióticos también puede ser beneficioso.
  • El microbioma intestinal juega un papel muy importante en tu salud al ayudar a controlar la digestión y beneficiar a tu sistema inmunológico y muchos otros aspectos de la salud.
  • El microbioma intestinal desempeña un papel importante en el control del azúcar en la sangre y también puede afectar la aparición de diabetes tipo 1 en los niños.
  • El microbioma intestinal puede incluso beneficiar la salud del cerebro de varias maneras.
  • Ciertas especies de bacterias pueden ayudar a producir químicos en el cerebro llamados neurotransmisores. Por ejemplo, la serotonina es un neurotransmisor antidepresivo que se produce principalmente en el intestino. 
  • El intestino está físicamente conectado al cerebro a través de millones de nervios.
  • También puede afectar la salud del cerebro al ayudar a controlar los mensajes que se envían al cerebro a través de estos nervios.
  • Varios estudios han demostrado que las personas con diversos trastornos psicológicos tienen diferentes especies de bacterias en tus intestinos, en comparación con las personas sanas. Esto sugiere que el microbioma intestinal puede afectar la salud del cerebro.
  • Sin embargo, no está claro si esto se debe simplemente a diferentes hábitos alimenticios y de estilo de vida.
  • Un pequeño número de estudios también ha demostrado que ciertos probióticos pueden mejorar los síntomas de depresión y otros trastornos de salud mental.

¿Qué te ha parecido este artículo? Es hasta sorprendente lo mucho que algo aparentemente minúsculo puede influir en nuestra salud y bienestar general. El microbioma es una parte fundamental de nuestra existencia y mantenerlo en buen estado de salud es esencial para que por consiguiente tú también goces de buena salud. ¿Quieres saber cómo mantener tu microbioma en estado óptimo? Entonces te interesa leer este artículo donde te contamos cómo el comer vegano es una gran ayuda para tu microbioma. También puedes explorar nuestro Blog Birdman para más consejos sobre ecología, salud, fitness e incluso deliciosas recetas veganas con diferentes grados de dificultad, ¡hay para todos los gustos!

Compra tus productos Birdman

 

Bibliografía:

  1. Sender, R., Fuchs, S., & Milo, R. (2016). Revised estimates for the number of human and bacteria cells in the body. PLoS biology, 14(8), e1002533.
  2. Qin, J., Li, R., Raes, J., Arumugam, M., Burgdorf, K. S., Manichanh, C., ... & Mende, D. R. (2010). A human gut microbial gene catalogue established by metagenomic sequencing. nature, 464(7285), 59.
  3. Integrative, H. M. P. (2014). The Integrative Human Microbiome Project: dynamic analysis of microbiome-host omics profiles during periods of human health and disease. Cell host & microbe, 16(3), 276.
  4. Bäckhed, F., Roswall, J., Peng, Y., Feng, Q., Jia, H., Kovatcheva-Datchary, P., ... & Khan, M. T. (2015). Dynamics and stabilization of the human gut microbiome during the first year of life. Cell host & microbe, 17(5), 690-703.
  5. Hill, C. J., Lynch, D. B., Murphy, K., Ulaszewska, M., Jeffery, I. B., O’Shea, C. A., ... & Ross, R. P. (2017). Evolution of gut microbiota composition from birth to 24 weeks in the INFANTMET Cohort. Microbiome, 5(1), 4.
  6. Koenig, J. E., Spor, A., Scalfone, N., Fricker, A. D., Stombaugh, J., Knight, R., ... & Ley, R. E. (2011). Succession of microbial consortia in the developing infant gut microbiome. Proceedings of the National Academy of Sciences, 108(Supplement 1), 4578-4585.
  7. Arboleya, S., Watkins, C., Stanton, C., & Ross, R. P. (2016). Gut bifidobacteria populations in human health and aging. Frontiers in microbiology, 7, 1204.
  8. Turroni, F., Peano, C., Pass, D. A., Foroni, E., Severgnini, M., Claesson, M. J., ... & Gueimonde, M. (2012). Diversity of bifidobacteria within the infant gut microbiota. PloS one, 7(5), e36957.
  9. Slavin, J. (2013). Fiber and prebiotics: mechanisms and health benefits. Nutrients, 5(4), 1417-1435.
  10. Sonnenburg, E. D., Smits, S. A., Tikhonov, M., Higginbottom, S. K., Wingreen, N. S., & Sonnenburg, J. L. (2016). Diet-induced extinctions in the gut microbiota compound over generations. Nature, 529(7585), 212.
  11. Ríos-Covián, D., Ruas-Madiedo, P., Margolles, A., Gueimonde, M., de los Reyes-Gavilán, C. G., & Salazar, N. (2016). Intestinal short chain fatty acids and their link with diet and human health. Frontiers in microbiology, 7, 185.
  12. InterAct Consortium. (2015). Dietary fibre and incidence of type 2 diabetes in eight European countries: the EPIC-InterAct Study and a meta-analysis of prospective studies.
  13. Brown, L., Rosner, B., Willett, W. W., & Sacks, F. M. (1999). Cholesterol-lowering effects of dietary fiber: a meta-analysis. The American journal of clinical nutrition, 69(1), 30-42.
  14. Levy, M., Kolodziejczyk, A. A., Thaiss, C. A., & Elinav, E. (2017). Dysbiosis and the immune system. Nature Reviews Immunology, 17(4), 219.
  15. Cryan, J. F., & Dinan, T. G. (2012). Mind-altering microorganisms: the impact of the gut microbiota on brain and behaviour. Nature reviews neuroscience, 13(10), 701.
  16. Cryan, J. F., & Dinan, T. G. (2012). Mind-altering microorganisms: the impact of the gut microbiota on brain and behaviour. Nature reviews neuroscience, 13(10), 701.
  17. Ridaura, V. K., Faith, J. J., Rey, F. E., Cheng, J., Duncan, A. E., Kau, A. L., ... & Muehlbauer, M. J. (2013). Cultured gut microbiota from twins discordant for obesity modulate adiposity and metabolic phenotypes in mice. Science (New York, NY), 341(6150).
  18. Turnbaugh, P. J., Hamady, M., Yatsunenko, T., Cantarel, B. L., Duncan, A., Ley, R. E., ... & Egholm, M. (2009). A core gut microbiome in obese and lean twins. nature, 457(7228), 480.
  19. Ridaura, V. K., Faith, J. J., Rey, F. E., Cheng, J., Duncan, A. E., Kau, A. L., ... & Muehlbauer, M. J. (2013). Cultured gut microbiota from twins discordant for obesity modulate adiposity and metabolic phenotypes in mice. Science (New York, NY), 341(6150).
  20. Zhang, Q., Wu, Y., & Fei, X. (2016). Effect of probiotics on body weight and body-mass index: a systematic review and meta-analysis of randomized, controlled trials. International Journal of Food Sciences and Nutrition, 67(5), 571-580.
  21. Kennedy, P. J., Cryan, J. F., Dinan, T. G., & Clarke, G. (2014). Irritable bowel syndrome: a microbiome-gut-brain axis disorder?. World journal of gastroenterology: WJG, 20(39), 14105.
  22. Distrutti, E., Monaldi, L., Ricci, P., & Fiorucci, S. (2016). Gut microbiota role in irritable bowel syndrome: New therapeutic strategies. World journal of gastroenterology, 22(7), 2219.
  23. Pozuelo, M., Panda, S., Santiago, A., Mendez, S., Accarino, A., Santos, J., ... & Manichanh, C. (2015). Reduction of butyrate-and methane-producing microorganisms in patients with Irritable Bowel Syndrome. Scientific reports, 5, 12693.
  24. Bischoff, S. C., Barbara, G., Buurman, W., Ockhuizen, T., Schulzke, J. D., Serino, M., ... & Wells, J. M. (2014). Intestinal permeability–a new target for disease prevention and therapy. BMC gastroenterology, 14(1), 189.
  25. Chenoll, E., Casinos, B., Bataller, E., Astals, P., Echevarría, J., Iglesias, J. R., ... & Genovés, S. (2011). Novel probiotic Bifidobacterium bifidum CECT 7366 strain active against the pathogenic bacterium Helicobacter pylori. Appl. Environ. Microbiol., 77(4), 1335-1343.
  26. McFarland, L. V., & Dublin, S. (2008). Meta-analysis of probiotics for the treatment of irritable bowel syndrome. World journal of gastroenterology: WJG, 14(17), 2650.
  27. Aron-Wisnewsky, J., & Clément, K. (2016). The gut microbiome, diet, and links to cardiometabolic and chronic disorders. Nature Reviews Nephrology, 12(3), 169.
  28. Fu, J., Bonder, M. J., Cenit, M. C., Tigchelaar, E. F., Maatman, A., Dekens, J. A., ... & Franke, L. (2015). The gut microbiome contributes to a substantial proportion of the variation in blood lipids. Circulation research, 117(9), 817-824.
  29. Wang, Z., Klipfell, E., Bennett, B. J., Koeth, R., Levison, B. S., DuGar, B., ... & Wu, Y. (2011). Gut flora metabolism of phosphatidylcholine promotes cardiovascular disease. Nature, 472(7341), 57.
  30. Koeth, R. A., Wang, Z., Levison, B. S., Buffa, J. A., Org, E., Sheehy, B. T., ... & Smith, J. D. (2013). Intestinal microbiota metabolism of L-carnitine, a nutrient in red meat, promotes atherosclerosis. Nature medicine, 19(5), 576.
  31. Shimizu, M., Hashiguchi, M., Shiga, T., Tamura, H. O., & Mochizuki, M. (2015). Meta-analysis: effects of probiotic supplementation on lipid profiles in normal to mildly hypercholesterolemic individuals. PLoS One, 10(10), e0139795.
  32. Kostic, A. D., Gevers, D., Siljander, H., Vatanen, T., Hyötyläinen, T., Hämäläinen, A. M., ... & Lähdesmäki, H. (2015). The dynamics of the human infant gut microbiome in development and in progression toward type 1 diabetes. Cell host & microbe, 17(2), 260-273.
  33. Kostic, A. D., Gevers, D., Siljander, H., Vatanen, T., Hyötyläinen, T., Hämäläinen, A. M., ... & Lähdesmäki, H. (2015). The dynamics of the human infant gut microbiome in development and in progression toward type 1 diabetes. Cell host & microbe, 17(2), 260-273.
  34. Rogers, G. B., Keating, D. J., Young, R. L., Wong, M. L., Licinio, J., & Wesselingh, S. (2016). From gut dysbiosis to altered brain function and mental illness: mechanisms and pathways. Molecular psychiatry, 21(6), 738.
  35. Jiang, H., Ling, Z., Zhang, Y., Mao, H., Ma, Z., Yin, Y., ... & Li, L. (2015). Altered fecal microbiota composition in patients with major depressive disorder. Brain, behavior, and immunity, 48, 186-194.
  36. Pinto-Sanchez, M. I., Hall, G. B., Ghajar, K., Nardelli, A., Bolino, C., Lau, J. T., ... & Traynor, J. (2017). Probiotic Bifidobacterium longum NCC3001 reduces depression scores and alters brain activity: a pilot study in patients with irritable bowel syndrome. Gastroenterology, 153(2), 448-459.
  37. Mohammadi, A. A., Jazayeri, S., Khosravi-Darani, K., Solati, Z., Mohammadpour, N., Asemi, Z., ... & Eghtesadi, S. (2016). The effects of probiotics on mental health and hypothalamic–pituitary–adrenal axis: A randomized, double-blind, placebo-controlled trial in petrochemical workers. Nutritional neuroscience, 19(9), 387-395.
  38. Heiman, M. L., & Greenway, F. L. (2016). A healthy gastrointestinal microbiome is dependent on dietary diversity. Molecular metabolism, 5(5), 317-320.
  39. Klinder, A., Shen, Q., Heppel, S., Lovegrove, J. A., Rowland, I., & Tuohy, K. M. (2016). Impact of increasing fruit and vegetables and flavonoid intake on the human gut microbiota. Food & function, 7(4), 1788-1796.
  40. Shinohara, K., Ohashi, Y., Kawasumi, K., Terada, A., & Fujisawa, T. (2010). Effect of apple intake on fecal microbiota and metabolites in humans. Anaerobe, 16(5), 510-515.
  41. Palmnäs, M. S., Cowan, T. E., Bomhof, M. R., Su, J., Reimer, R. A., Vogel, H. J., ... & Shearer, J. (2014). Low-dose aspartame consumption differentially affects gut microbiota-host metabolic interactions in the diet-induced obese rat. PloS one, 9(10), e109841.
  42. Palmnäs, M. S., Cowan, T. E., Bomhof, M. R., Su, J., Reimer, R. A., Vogel, H. J., ... & Shearer, J. (2014). Low-dose aspartame consumption differentially affects gut microbiota-host metabolic interactions in the diet-induced obese rat. PloS one, 9(10), e109841.
  43. Costabile, A., Klinder, A., Fava, F., Napolitano, A., Fogliano, V., Leonard, C., ... & Tuohy, K. M. (2008). Whole-grain wheat breakfast cereal has a prebiotic effect on the human gut microbiota: a double-blind, placebo-controlled, crossover study. British journal of nutrition, 99(1), 110-120.
  44. Kim, M. S., Hwang, S. S., Park, E. J., & Bae, J. W. (2013). Strict vegetarian diet improves the risk factors associated with metabolic diseases by modulating gut microbiota and reducing intestinal inflammation. Environmental microbiology reports, 5(5), 765-775.
  45. Zimmer, J., Lange, B., Frick, J. S., Sauer, H., Zimmermann, K., Schwiertz, A., ... & Enck, P. (2012). A vegan or vegetarian diet substantially alters the human colonic faecal microbiota. European journal of clinical nutrition, 66(1), 53.
  46. Cardona, F., Andrés-Lacueva, C., Tulipani, S., Tinahones, F. J., & Queipo-Ortuño, M. I. (2013). Benefits of polyphenols on gut microbiota and implications in human health. The Journal of nutritional biochemistry, 24(8), 1415-1422.
  47. Bailey, L. C., Forrest, C. B., Zhang, P., Richards, T. M., Livshits, A., & DeRusso, P. A. (2014). Association of antibiotics in infancy with early childhood obesity. JAMA pediatrics, 168(11), 1063-1069.
  48. McFarland, L. V. (2014). Use of probiotics to correct dysbiosis of normal microbiota following disease or disruptive events: a systematic review. BMJ open, 4(8), e005047.



Emiliano Zárate Ulloa
Emiliano Zárate Ulloa

Autor

Nutriólogo Clínico y Homeópata . Experto en salud integral.


Dejar un comentario


Te recomendamos también:

5 Alimentos para el Cerebro
5 Alimentos para el Cerebro

por Emiliano Zárate Ulloa diciembre 11, 2019

Leer artículo

La Guía del Afeitado Zero Waste
La Guía del Afeitado Zero Waste

por Emiliano Zárate Ulloa diciembre 06, 2019

Leer artículo

La Espelta: Propiedades y Beneficios
La Espelta: Propiedades y Beneficios

por Emiliano Zárate Ulloa diciembre 06, 2019

Leer artículo