¡IMPORTANTE! Tu pedido puede tardar ligeramente más de lo normal en llegar a causa de la contingencia por COVID-19

Todo lo Que Necesitas Saber Sobre el Aceite MCT

por Emiliano Zárate Ulloa julio 14, 2020

MCT Oil: Todo lo Que Necesitas Saber

MCT ACEITE ¿QUÉ ES?

¿Qué es el aceite MCT? La respuesta corta es: ácidos grasos de cadena media. Los triglicéridos de cadena media (MCT) son una tendencia nutritiva que llegó para quedarse y ha crecido rápidamente en los últimos años.

Esto se debe en gran parte a los beneficios del aceite de coco, que contiene MCT por su composición. Algunos estudios se jactan de que los MCT pueden ayudar a perder peso.

Además, el aceite MCT se ha convertido en un suplemento popular entre atletas y culturistas. A continuación te explicaremos a detalle más sobre el aceite MCT.

 

 

¿Qué es el MCT?

MCT

Los triglicéridos de cadena media (MCT) son grasas que se encuentran en alimentos como el aceite de coco. Se metabolizan de manera diferente a los triglicéridos de cadena larga (LCT) que se encuentran en la mayoría de los otros alimentos.

El aceite MCT es un suplemento que contiene muchas de estas grasas y se dice que tiene muchos beneficios para la salud.

El triglicérido es simplemente el término técnico para la grasa. Los triglicéridos tienen dos propósitos principales: se queman para obtener energía o se almacenan como grasa corporal.

Los triglicéridos llevan el nombre de su estructura química, específicamente por su longitud de cadenas de ácidos grasos. Todos los triglicéridos consisten en una molécula de glicerol y tres ácidos grasos.

La mayoría de las grasas en nuestra dieta están compuestas de ácidos grasos de cadena larga, que contienen 13–21 carbonos. Los ácidos grasos de cadena corta tienen menos de 6 átomos de carbono.

En contraste, los ácidos grasos de cadena media en los MCT tienen 6-12 átomos de carbono.

Los siguientes son los principales ácidos grasos de cadena media:

  • C6: ácido caproico o ácido hexanoico
  • C8: ácido caprílico o ácido octanoico
  • C10: ácido cáprico o ácido decanoico
  • C12: ácido láurico o ácido dodecanoico

Algunos expertos sostienen que C6, C8 y C10, que se denominan los "ácidos grasos capra", reflejan la definición de MCT con mayor precisión que C12 (ácido láurico).

Muchos de los efectos sobre la salud que hablaremos más adelante en éste artículo no se aplican para al ácido láurico.

 

 

Los triglicéridos de cadena media se metabolizan de manera diferente

MCT LCT

Dada la longitud de cadena más corta de los MCT, se descomponen rápidamente y se absorben en el cuerpo.

A diferencia de los ácidos grasos de cadena más larga, los MCT van directamente al hígado, donde pueden usarse como fuente de energía instantánea o convertirse en cetonas. Las cetonas son sustancias producidas cuando el hígado descompone grandes cantidades de grasa.

A diferencia de los ácidos grasos regulares, las cetonas pueden cruzar de la sangre al cerebro. Esto proporciona una fuente de energía alternativa para el cerebro, que normalmente usa glucosa como combustible.

Algo a tener en cuenta: las cetonas solo se producen cuando el cuerpo tiene una escasez de carbohidratos, por ejemplo, si está en la dieta ceto. El cerebro siempre prefiere usar glucosa como combustible en lugar de cetonas.

Debido a que las calorías contenidas en los MCT se convierten más eficientemente en energía y son utilizadas por el cuerpo, es menos probable que se almacenen como grasa. Aún así se necesitan más estudios para determinar la capacidad para ayudar a perder peso.

Dado que el MCT se digiere más rápido que el LCT, primero debe usarse como energía. Pero tampoco te confíes porque si consumes mucho, también eventualmente se almacenarán como grasa.


Fuentes de triglicéridos de cadena media

Hay dos formas principales para consumir aceite MCT: a través de fuentes de alimentos o suplementos como el aceite MCT en líquido o polvo.

Fuentes alimenticias

Los siguientes alimentos son las fuentes más ricas de triglicéridos de cadena media, incluido el ácido láurico, y se enumeran junto con su composición porcentual de MCT:

  • Aceite de coco: 55%
  • Aceite de almendra de palma: 54%

Aunque las alimentos anteriores son fuentes ricas en MCT, su composición varía. Por ejemplo, el aceite de coco contiene los cuatro tipos de MCT, más una pequeña cantidad de LCT. (Estos datos utilizados provienen de :Datos de Alimentos Central por estudios bromatológicos especializados.)

Sin embargo, los MCT consisten en mayores cantidades de ácido láurico (C12) y pequeñas cantidades de ácidos grasos capra (C6, C8 y C10). De hecho, el aceite de coco es aproximadamente 42% de ácido láurico, lo que lo convierte en una de las mejores fuentes naturales de este ácido graso.

En comparación con el aceite de coco, las fuentes lácteas (que generalmente son nombrados como fuentes de MCT) tienden a tener una mayor proporción de ácidos grasos capra y una menor proporción de ácido láurico.

En la leche, los ácidos grasos capra constituyen el 4–12% de todos los ácidos grasos, y el ácido láurico (C12) constituye el 2–5% del aceite de MCT.

 

¿Por qué tomar el MCT en Suplemento?

MCT OIL

El aceite MCT en suplemento es una fuente altamente concentrada de triglicéridos de cadena media.

Está hecho por el hombre a través de un proceso llamado fraccionamiento. Esto implica extraer y aislar los MCT del aceite de coco o de palmiste.

Los aceites MCT generalmente contienen ácido caprílico al 100% (C8), ácido cáprico al 100% (C10) o una combinación de ambos.

El ácido caproico (C6) normalmente no se incluye debido a su sabor y olor desagradables. Mientras tanto, el ácido láurico (C12) a menudo falta o está presente en pequeñas cantidades.

Asegúrate de comprar un MCT de calidad y puro ya que muchos aceites de coco dicen contenter MCT. Muchas personas debaten si el ácido láurico reduce o mejora la calidad de los aceites MCT.

Si buscas los beneficios directos del MCT, mejor compra el suplemento. Ya que es mejor que el aceite de coco porque se cree que el ácido caprílico (C8) y el ácido cáprico (C10) se absorben y procesan más rápidamente para obtener energía, en comparación con el ácido láurico (C12).

 

¿Cuál deberías elegir?

La mejor opción a elegir depende de tus objetivos y la ingesta deseada de triglicéridos de cadena media.

No se ha definido como tal cual es la dosis que se necesita para obtener beneficios potenciales. En algunos estudios, las dosis varían de 5 a 70 gramos (5 ml a 75 ml) de MCT diariamente.

Si tu objetivo es lograr una buena salud general, puedes hacer uso de aceite de coco o de almendra en tu dieta y obtener también moderadas cantidades de MCT.

Sin embargo, si buscas dosis más altas o beneficios directos, es posible que consideres el aceite MCT en suplemento, que estará disponible próximamente a través de vidabirdman.com

Una de las cosas buenas del aceite MCT es que prácticamente no tiene sabor ni olor. Puede consumirse directamente del frasco o mezclarse con muchos alimentos o bebidas.


El Aceite de MCT podría ayudar a la pérdida de peso.

Aunque diversas investigaciones han arrojado resultados mixtos, hay varias formas en que los MCT pueden ayudar a la pérdida de peso, que incluyen:

  • Baja carga calórica. Los MCT proporcionan alrededor de un 10% menos de calorías que los LCT, o 8.4 calorías por gramo para los MCT versus 9.2 calorías por gramo para los LCT. Sin embargo, hay que tener en cuenta que la mayoría de los aceites de cocina contienen MCT y LCT, lo que puede negar cualquier diferencia de calorías.
  • Mayor sensación de saciedad: Un estudio encontró que, en comparación con los LCT, los MCT produjeron mayores aumentos en el péptido YY y la leptina, dos hormonas que ayudan a reducir el apetito y a aumentar la sensación de saciedad.
  • Menor almacenamiento de grasa: Dado que los MCT se absorben y digieren más rápidamente que los LCT, se usan primero como energía en lugar de almacenarse como grasa corporal. Sin embargo, los MCT también se pueden almacenar como grasa corporal si se consumen en cantidades excesivas.
  • Queman más calorías. Varios estudios en humanos antiguos muestran que los MCT (principalmente C8 y C10) pueden aumentar la capacidad del cuerpo para quemar grasas y calorías.
  • Promueven una mayor pérdida de grasa. Un estudio encontró que una dieta rica en MCT causaba una mayor quema de grasa y pérdida de grasa que una dieta más alta en LCT. Sin embargo, estos efectos pueden desaparecer después de 2-3 semanas una vez que el cuerpo se haya adaptado.

Aún así, algunos estudios han encontrado que los MCT podrían ayudar a perder peso, otros estudios no han encontrado efectos. Además, la cantidad de pérdida de peso causada por los MCT fue muy moderada.

Una revisión de 13 estudios en humanos encontró que, en promedio, la cantidad de peso perdido en una dieta alta en MCT fue de sólo 0.5 kg durante 3 semanas o más, en comparación con una dieta alta en LCT.

Se necesitan estudios más recientes y de alta calidad para determinar qué tan efectivos son los MCT para la pérdida de peso, así como qué cantidades deben tomarse de manera exacta para obtener beneficios.

 

 

Los MCT y el Ejercicio

MCT Y EJERCICIO

Se cree que los aceites MCT aumentan los niveles de energía durante el ejercicio de alta intensidad y sirven como una fuente de energía alternativa, ahorrando reservas de glucógeno.

Varios estudios anteriores en humanos y animales sugieren que esto puede aumentar la resistencia y ofrecer beneficios para los atletas con dietas bajas en carbohidratos.

Además, consumir alimentos que contienen aceite MCT en lugar de LCT durante 2 semanas permitió a los atletas recreativos soportar períodos más largos de ejercicio de alta intensidad. Aunque la evidencia parece positiva, se necesitan estudios más recientes y de alta calidad para terminar de confirmar este beneficio.


Otros beneficios saludables del aceite MCT

El uso de triglicéridos de cadena media y aceite MCT se ha asociado con varios otros beneficios para la salud, los cuales mencionaremos a continuación:

 

Beneficios con el Colesterol

MCT se han relacionado con niveles más bajos de colesterol tanto en estudios en animales como en humanos.

Un estudio en 40 mujeres encontró que el consumo de aceite de coco junto con una dieta baja en calorías reduce el colesterol LDL (malo) y aumenta el colesterol HDL (bueno), en comparación con las mujeres que consumen aceite de soja.

Las mejoras en los niveles de colesterol y antioxidantes pueden conducir a una reducción del riesgo de enfermedad cardíaca a largo plazo.

Algo a tomar en cuenta es que si no mides tu consumo del MCT dentro de tus calorías debes tener cuidado en consumir un exceso de calorías en grasa, lo cual puede llevar a ser contraproducente.

Aunque los estudios muestran que una mayor ingesta de grasas saturadas no está asociada con un mayor riesgo de enfermedad cardíaca, puede estar relacionado con varios factores de riesgo de enfermedad cardíaca, incluidos niveles más altos de colesterol LDL (malo) y apolipoproteína B.

Por lo tanto, se necesita más investigación para poder comprender la compleja relación entre los MCT y los niveles de colesterol, así como los posibles efectos sobre la salud del corazón.

 

La Diabetes

El aceite MCT también pueden ayudar a reducir los niveles de azúcar en la sangre. En un estudio, las dietas ricas en MCT aumentaron la sensibilidad a la insulina en adultos con diabetes tipo 2.

Otro estudio en 40 personas con exceso de peso y diabetes tipo 2 descubrió que la suplementación con MCT mejoraba los factores de riesgo de diabetes. Redujo el peso corporal, la circunferencia de la cintura y la resistencia a la insulina.

Sin embargo, la evidencia que respalda el uso de triglicéridos de cadena media para ayudar a controlar la diabetes es limitada y desactualizada. Se necesita una investigación más reciente para determinar sus efectos completos.

 

Función cerebral

Los MCT producen cetonas, que actúan como una fuente de energía alternativa para el cerebro y, por lo tanto, pueden mejorar la función cerebral en personas que siguen dietas cetogénicas (definidas como la ingesta de carbohidratos de menos de 50 g / día).

Recientemente, ha habido más interés en el uso de MCT para ayudar a tratar o prevenir trastornos cerebrales como la enfermedad de Alzheimer y la demencia.

Un estudio importante encontró que los MCT mejoraron el aprendizaje, la memoria y el procesamiento cerebral en personas con enfermedad de Alzheimer de gravedad leve a moderada. Sin embargo, este efecto solo se observó en personas que no tenían la variante del gen APOE4.

En general, la evidencia se limita a estudios cortos con tamaños de muestra pequeños, por lo que se necesita más investigación.

 

Otras condiciones médicas

Debido a que los MCT son una fuente de energía de fácil absorción y digestión, se han utilizado durante años para tratar la desnutrición y los trastornos que dificultan la absorción de nutrientes.

Las afecciones que se benefician de los suplementos de triglicéridos de cadena media incluyen:

  • diarrea
  • esteatorrea (indigestión de grasa)
  • enfermedad hepática

La evidencia científica también respalda el uso de MCT en dietas cetogénicas que tratan la epilepsia.

El uso de MCT permite a los niños con convulsiones puedan llegar a comer porciones más grandes y tolerar más calorías y carbohidratos de lo que permiten las dietas cetogénicas clásicas, ellos se ven muy beneficiados por el MCT en su régimen alimenticio.


Dosis seguras y posibles efectos secundarios

Aunque actualmente el aceite MCT no tiene un nivel máximo de ingesta tolerable definido, se ha sugerido una dosis diaria máxima de 4–7 cucharadas (60–100 ml).

Si bien tampoco está claro qué dosis se necesita para obtener beneficios potenciales para la salud, la mayoría de los estudios realizados han utilizado entre 1 y 5 cucharadas (15 a 74 ml) al día.

Actualmente no se han informado interacciones adversas con medicamentos u otros efectos secundarios graves. Sin embargo, se han observado algunos efectos secundarios menores, como náuseas, vómitos, diarrea y malestar estomacal.

Esto puede evitarse comenzando con pequeñas dosis, como 1 cucharadita (5 ml) y aumentar la ingesta gradualmente. Una vez tolerado, el aceite de MCT puede tomarse por cucharadas.


Diabetes tipo 1 y MCT

Algunas fuentes desalientan a las personas con diabetes tipo 1 a tomar triglicéridos de cadena media debido a la producción acompañante de cetonas.

Se cree que los altos niveles de cetonas en la sangre pueden aumentar el riesgo de cetoacidosis, una afección muy grave que puede ocurrir en personas con diabetes tipo 1.

Sin embargo, la cetosis nutricional que causa una dieta baja en carbohidratos es completamente diferente a la cetoacidosis diabética, una afección muy grave que causa la falta de insulina.

En personas con diabetes bien controlada y niveles saludables de azúcar en la sangre, los niveles de cetonas permanecen dentro de un rango seguro incluso durante la cetosis.

Hay pocos estudios recientes disponibles que exploran el uso de MCT en personas con diabetes tipo 1. Sin embargo, algunos estudios anteriores que se han realizado no observaron efectos nocivos.


Conclusión

Los triglicéridos de cadena media (MCT) tienen muchos beneficios potenciales para la salud.

Si estás pensando en probar el aceite MCT, siempre es recomendable primero consultar con tu profesional de salud de cabecera, ya sea médico y/o un profesional Nutriólogo para ayudarte a determinar si son adecuados para tu consumo y que se ajusten a tus calorías diarias de manera adecuada.

 

¿Te gustó este Artículo? ¡No olvides compartirlo con tus conocidos! Por lo pronto, si quieres encontrar más recetas o artículos sobre ecología, salud y nutrición, puedes explorar nuestro Blog Birdman, ¡seguro encontrarás algo que te llame la atención!

 

¡Muchísimas gracias a Nutriólogo Emiliano por este artículo! Especializado en Nutrición Holistica, Veganismo y Vegetarianismo. Aquí abajo les dejamos los enlaces para que lo sigan en sus redes sociales para más contenido al respecto o por si buscan asesoría nutricional profesional especializada.

Instagram | Facebook | Whatsapp

 

Compra tus productos Birdman

 

Bibliografía:

  1. Augustin, K., Khabbush, A., Williams, S., Eaton, S., Orford, M., Cross, J. H., ... & Williams, R. S. (2018). Mechanisms of action for the medium-chain triglyceride ketogenic diet in neurological and metabolic disorders. The Lancet Neurology, 17(1), 84-93.
  2. APA Volpe, Stella Lucia Ph.D., RDN, FACSM, ACSM-CEP Medium-Chain Triglycerides and Health, ACSM's Health & Fitness Journal: 1/2 2020 - Volume 24 - Issue 1 - p 35-36 doi: 10.1249/FIT.0000000000000537 
  3. Mumme, K., & Stonehouse, W. (2015). Effects of medium-chain triglycerides on weight loss and body composition: a meta-analysis of randomized controlled trials. Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics, 115(2), 249–263. https://doi.org/10.1016/j.jand.2014.10.022
  4. Liu, Z., Rochfort, S., & Cocks, B. (2018). Milk lipidomics: What we know and what we don't. Progress in lipid research, 71, 70–85. https://doi.org/10.1016/j.plipres.2018.06.002
  5. Eyres, L., Eyres, M. F., Chisholm, A., & Brown, R. C. (2016). Coconut oil consumption and cardiovascular risk factors in humans. Nutrition reviews, 74(4), 267–280. https://doi.org/10.1093/nutrit/nuw002
  6. Sankararaman, S., & Sferra, T. J. (2018). Are We Going Nuts on Coconut Oil?. Current nutrition reports, 7(3), 107–115. https://doi.org/10.1007/s13668-018-0230-5
  7. Marriott, B. M. (1994). Structured lipids: An overview and comments on performance enhancement potential. In Food Components to Enhance Performance: An Evaluation of Potential Performance-Enhancing Food Components for Operational Rations. National Academies Press (US).
  8. Schönfeld, P., & Wojtczak, L. (2016). Short- and medium-chain fatty acids in energy metabolism: the cellular perspective. Journal of lipid research, 57(6), 943–954. https://doi.org/10.1194/jlr.R067629
  9. St-Onge, M. P., Mayrsohn, B., O'Keeffe, M., Kissileff, H. R., Choudhury, A. R., & Laferrère, B. (2014). Impact of medium and long chain triglycerides consumption on appetite and food intake in overweight men. European journal of clinical nutrition, 68(10), 1134–1140. https://doi.org/10.1038/ejcn.2014.145
  10. Schönfeld, P., & Wojtczak, L. (2016). Short- and medium-chain fatty acids in energy metabolism: the cellular perspective. Journal of lipid research, 57(6), 943–954. https://doi.org/10.1194/jlr.R067629
  11. Takeuchi, H., Sekine, S., Kojima, K., & Aoyama, T. (2008). The application of medium-chain fatty acids: edible oil with a suppressing effect on body fat accumulation. Asia Pacific journal of clinical nutrition, 17 Suppl 1, 320–323.
  12. Dulloo, A. G., Fathi, M., Mensi, N., & Girardier, L. (1996). Twenty-four-hour energy expenditure and urinary catecholamines of humans consuming low-to-moderate amounts of medium-chain triglycerides: a dose-response study in a human respiratory chamber. European journal of clinical nutrition, 50(3), 152–158.
  13. St-Onge, M. P., Ross, R., Parsons, W. D., & Jones, P. J. (2003). Medium-chain triglycerides increase energy expenditure and decrease adiposity in overweight men. Obesity research, 11(3), 395–402. https://doi.org/10.1038/oby.2003.53
  14. St-Onge, M. P., Ross, R., Parsons, W. D., & Jones, P. J. (2003). Medium-chain triglycerides increase energy expenditure and decrease adiposity in overweight men. Obesity research, 11(3), 395–402. https://doi.org/10.1038/oby.2003.53
  15. Rego Costa, A. C., Rosado, E. L., & Soares-Mota, M. (2012). Influence of the dietary intake of medium chain triglycerides on body composition, energy expenditure and satiety: a systematic review. Nutricion hospitalaria, 27(1), 103–108. https://doi.org/10.1590/S0212-16112012000100011
  16. Ferreira, L., Lisenko, K., Barros, B., Zangeronimo, M., Pereira, L., & Sousa, R. (2014). Influence of medium-chain triglycerides on consumption and weight gain in rats: a systematic review. Journal of animal physiology and animal nutrition, 98(1), 1–8. https://doi.org/10.1111/jpn.12030
  17. Tsuji, H., Kasai, M., Takeuchi, H., Nakamura, M., Okazaki, M., & Kondo, K. (2001). Dietary medium-chain triacylglycerols suppress accumulation of body fat in a double-blind, controlled trial in healthy men and women. The Journal of nutrition, 131(11), 2853–2859. https://doi.org/10.1093/jn/131.11.2853
  18. Fushiki, T., Matsumoto, K., Inoue, K., Kawada, T., & Sugimoto, E. (1995). Swimming endurance capacity of mice is increased by chronic consumption of medium-chain triglycerides. The Journal of nutrition, 125(3), 531–539. https://doi.org/10.1093/jn/125.3.531
  19. Clegg M. E. (2010). Medium-chain triglycerides are advantageous in promoting weight loss although not beneficial to exercise performance. International journal of food sciences and nutrition, 61(7), 653–679. https://doi.org/10.3109/09637481003702114
  20. Nosaka, N., Suzuki, Y., Nagatoishi, A., Kasai, M., Wu, J., & Taguchi, M. (2009). Effect of ingestion of medium-chain triacylglycerols on moderate- and high-intensity exercise in recreational athletes. Journal of nutritional science and vitaminology, 55(2), 120–125. https://doi.org/10.3177/jnsv.55.120
  21. Li, H., Liu, Y., Zhang, X., Xu, Q., Zhang, Y., Xue, C., & Guo, C. (2018). Medium-chain fatty acids decrease serum cholesterol via reduction of intestinal bile acid reabsorption in C57BL/6J mice. Nutrition & metabolism, 15, 37. https://doi.org/10.1186/s12986-018-0267-x
  22. Nevin, K. G., & Rajamohan, T. (2004). Beneficial effects of virgin coconut oil on lipid parameters and in vitro LDL oxidation. Clinical biochemistry, 37(9), 830–835. https://doi.org/10.1016/j.clinbiochem.2004.04.010
  23. Page, K. A., Williamson, A., Yu, N., McNay, E. C., Dzuira, J., McCrimmon, R. J., & Sherwin, R. S. (2009). Medium-chain fatty acids improve cognitive function in intensively treated type 1 diabetic patients and support in vitro synaptic transmission during acute hypoglycemia. Diabetes, 58(5), 1237–1244. https://doi.org/10.2337/db08-1557
  24. Shah, N. D., & Limketkai, B. N. (2017). The use of medium-chain triglycerides in gastrointestinal disorders. Pract. Gastroenterol, 41, 20-28.
  25. Liu, Y. M., & Wang, H. S. (2013). Medium-chain triglyceride ketogenic diet, an effective treatment for drug-resistant epilepsy and a comparison with other ketogenic diets. Biomedical journal, 36(1), 9–15. https://doi.org/10.4103/2319-4170.107154
  26. Chang, P., Terbach, N., Plant, N., Chen, P. E., Walker, M. C., & Williams, R. S. (2013). Seizure control by ketogenic diet-associated medium chain fatty acids. Neuropharmacology, 69, 105–114. https://doi.org/10.1016/j.neuropharm.2012.11.004
  27. Sharma, A., Bemis, M., & Desilets, A. R. (2014). Role of Medium Chain Triglycerides (Axona®) in the Treatment of Mild to Moderate Alzheimer's Disease. American journal of Alzheimer's disease and other dementias, 29(5), 409–414. https://doi.org/10.1177/1533317513518650
  28. Cunnane, S. C., Courchesne-Loyer, A., St-Pierre, V., Vandenberghe, C., Pierotti, T., Fortier, M., Croteau, E., & Castellano, C. A. (2016). Can ketones compensate for deteriorating brain glucose uptake during aging? Implications for the risk and treatment of Alzheimer's disease. Annals of the New York Academy of Sciences, 1367(1), 12–20. https://doi.org/10.1111/nyas.12999
  29. Geng, S., Zhu, W., Xie, C., Li, X., Wu, J., Liang, Z., Xie, W., Zhu, J., Huang, C., Zhu, M., Wu, R., & Zhong, C. (2016). Medium-chain triglyceride ameliorates insulin resistance and inflammation in high fat diet-induced obese mice. European journal of nutrition, 55(3), 931–940. https://doi.org/10.1007/s00394-015-0907-0
  30. Han, J. R., Deng, B., Sun, J., Chen, C. G., Corkey, B. E., Kirkland, J. L., Ma, J., & Guo, W. (2007). Effects of dietary medium-chain triglyceride on weight loss and insulin sensitivity in a group of moderately overweight free-living type 2 diabetic Chinese subjects. Metabolism: clinical and experimental, 56(7), 985–991. https://doi.org/10.1016/j.metabol.2007.03.005
  31. Eckel, R. H., Hanson, A. S., Chen, A. Y., Berman, J. N., Yost, T. J., & Brass, E. P. (1992). Dietary substitution of medium-chain triglycerides improves insulin-mediated glucose metabolism in NIDDM subjects. Diabetes, 41(5), 641–647.
  32. Chowdhury, R., Warnakula, S., Kunutsor, S., Crowe, F., Ward, H. A., Johnson, L., Franco, O. H., Butterworth, A. S., Forouhi, N. G., Thompson, S. G., Khaw, K. T., Mozaffarian, D., Danesh, J., & Di Angelantonio, E. (2014). Association of dietary, circulating, and supplement fatty acids with coronary risk: a systematic review and meta-analysis. Annals of internal medicine, 160(6), 398–406. https://doi.org/10.7326/M13-1788
  33. DiNicolantonio, J. J., & O'Keefe, J. H. (2018). Effects of dietary fats on blood lipids: a review of direct comparison trials. Open heart, 5(2), e000871. https://doi.org/10.1136/openhrt-2018-000871
  34. Assunção, M. L., Ferreira, H. S., dos Santos, A. F., Cabral, C. R., Jr, & Florêncio, T. M. (2009). Effects of dietary coconut oil on the biochemical and anthropometric profiles of women presenting abdominal obesity. Lipids, 44(7), 593–601. https://doi.org/10.1007/s11745-009-3306-6
  35. Cater, N. B., Heller, H. J., & Denke, M. A. (1997). Comparison of the effects of medium-chain triacylglycerols, palm oil, and high oleic acid sunflower oil on plasma triacylglycerol fatty acids and lipid and lipoprotein concentrations in humans. The American journal of clinical nutrition, 65(1), 41–45. https://doi.org/10.1093/ajcn/65.1.41
  36. Tholstrup, T., Ehnholm, C., Jauhiainen, M., Petersen, M., Høy, C. E., Lund, P., & Sandström, B. (2004). Effects of medium-chain fatty acids and oleic acid on blood lipids, lipoproteins, glucose, insulin, and lipid transfer protein activities. The American journal of clinical nutrition, 79(4), 564–569. https://doi.org/10.1093/ajcn/79.4.564
  37. Sankararaman, S., & Sferra, T. J. (2018). Are We Going Nuts on Coconut Oil?. Current nutrition reports, 7(3), 107–115. https://doi.org/10.1007/s13668-018-0230-5
  38. Chowdhury, R., Warnakula, S., Kunutsor, S., Crowe, F., Ward, H. A., Johnson, L., Franco, O. H., Butterworth, A. S., Forouhi, N. G., Thompson, S. G., Khaw, K. T., Mozaffarian, D., Danesh, J., & Di Angelantonio, E. (2014). Association of dietary, circulating, and supplement fatty acids with coronary risk: a systematic review and meta-analysis. Annals of internal medicine, 160(6), 398–406. https://doi.org/10.7326/M13-1788
  39. DiNicolantonio, J. J., & O'Keefe, J. H. (2018). Effects of dietary fats on blood lipids: a review of direct comparison trials. Open heart, 5(2), e000871. https://doi.org/10.1136/openhrt-2018-000871
  40. Chiu, S., Williams, P. T., & Krauss, R. M. (2017). Effects of a very high saturated fat diet on LDL particles in adults with atherogenic dyslipidemia: A randomized controlled trial. PloS one, 12(2), e0170664. https://doi.org/10.1371/journal.pone.0170664






Emiliano Zárate Ulloa
Emiliano Zárate Ulloa

Autor

Nutriólogo Clínico y Homeópata . Experto en salud integral.


Dejar un comentario


Te recomendamos también:

Falcon Mugcake Choco-Caramel
Falcon Mugcake Choco-Caramel

por Natalia Urdiales julio 28, 2020

Leer artículo

Donas Sugar Free con Falcon Protein
Donas Sugar Free con Falcon Protein

por Shaula Saldaña julio 17, 2020

Leer artículo

8 Beneficios del Aceite MCT Según la Ciencia
8 Beneficios del Aceite MCT Según la Ciencia

por Emiliano Zárate Ulloa julio 14, 2020 1 Comentario

Leer artículo